Los exámenes físicos escolares son un momento clave para hacerse los controles médicos y las vacunas necesarias

Niño en edad escolar recuperándose de una lesión o esfuerzo en el campo deportivo.El final del verano se acerca rápidamente y eso significa que el regreso a clases no puede tardar mucho. Prepare a su hijo para comenzar un año escolar saludable y exitoso programando su examen físico escolar anual.  

Estos exámenes anuales son una buena manera de seguir el crecimiento de su hijo, actualizar las vacunas y detectar tempranamente cualquier problema de salud que surja.

Los exámenes físicos escolares de rutina pueden incluir:

  • Medición de altura y peso: Ayuda a realizar un seguimiento de los cambios respecto al año anterior.
  • Pulso y presión arterial.: Ayuda a diagnosticar la presión arterial alta o determinar el riesgo de enfermedad cardíaca.
  • Examen de la vista/prueba de visión: Ayuda a diagnosticar infecciones oculares y evaluar los reflejos oculares.
  • Examen de oído/prueba de audición: Comprueba si hay infecciones de oído y sensibilidad auditiva.
  • examen de cuello: Comprueba si hay agrandamiento anormal o protuberancias en los ganglios linfáticos y la tiroides.
  • examen de respiración: Comprueba si hay infección, sibilancias o líquido en los pulmones.
  • Examen de salud bucal: Comprueba si hay faringitis estreptocócica e infecciones virales en la garganta. También examinan la lengua en busca de signos de deshidratación.
  • examen de abdomen: Comprueba si hay problemas gastrointestinales.

Estos exámenes simples le brindan al médico de su hijo una buena comprensión de su salud general y pueden ayudarlo a intervenir en las primeras etapas de problemas comunes.

Durante un examen físico escolar, su médico también puede asegurarse de que estén al día con sus vacunas. Las vacunas son una buena manera de proteger a los niños de enfermedades que se propagan comúnmente.

En general, los exámenes físicos escolares son una forma importante de realizar un control completo de la salud de su hijo y de obtener ciertas protecciones, a través de las vacunas, contra enfermedades comunes que se propagan durante el año escolar.