Nutrición durante el embarazo - Alimentación saludable para la madre y el bebé

A lo largo del embarazo, es especialmente importante ser consciente de los nutrientes y componentes que son necesarios para lograr una dieta bien equilibrada. Aquí encontrará una práctica guía de referencia para mantener una nutrición adecuada para su bebé a lo largo de su embarazo.

Comer de manera saludable

Aunque es importante que siempre "coma de una forma saludable", resulta particularmente importante mantener una dieta saludable durante el embarazo. Pregunte a su proveedor de atención médica acerca de sus necesidades nutricionales específicas. Durante el embarazo, normalmente necesita consumir entre 300 y 500 calorías más en su ingesta normal diaria. La mayoría de las mujeres embarazadas suelen subir entre 20 y 30 libras.

Le recomendamos que haga tres comidas al día y que, entre ellas, consuma habitualmente refrigerios en base a frutas, quesos y leche. Incluya muchas proteínas, vitaminas y minerales que encontrará en carnes magras, pescado, pollo, verduras y cereales. Aumente la ingesta de líquidos y beba de seis a ocho vasos de agua diarios. No fume, beba alcohol ni consuma drogas. Pasan directamente al bebé que crece dentro de usted.

Proteínas

Entre las fuentes ricas encontramos el pescado, la carne, el queso, los huevos y la mantequilla de cacahuete, y es necesario incluirlas cuatro veces al día. Las proteínas aportan aminoácidos, de los que están compuestas las células. La leche es otra excelente fuente de proteínas y también de calcio.

Calcio

Para lograr unos dientes y huesos fuertes, es necesario consumir a diario un cuarto de galón de leche. La leche descremada o baja en grasas aportará la misma cantidad de calcio pero con menos grasas y calorías. El calcio también se puede encontrar en los productos lácteos, como el queso, los yogures y los helados, además de en verduras de hoja verde (sobre todo el brócoli) y cereales.

Hierro

Mientras esté embarazada, necesita hierro adicional para producir hemoglobina en los glóbulos rojos de su propia sangre y en la de su bebé. Alimentos como el hígado, la carne de res, la melaza y las espinacas son fuentes excelentes de hierro. Como la mayoría de las dietas no contienen estos alimentos en suficiente cantidad, debe tomar 30-60 miligramos diarios de un suplemento de hierro.

Vitaminas y minerales

Algunas vitaminas y minerales son realmente importantes durante el embarazo y mientras amamanta. Cuán bien usted se alimente tiene un efecto directo en una lactancia materna exitosa. Tomar una cantidad básica de estas vitaminas y minerales durante el tiempo que amamante supone algo importante en su salud presente y futura.

Calcio

Es importante que tome 1,200 miligramos de calcio, o seis tazas de leche, al día para proporcionar el calcio que se libera a la leche materna. Puede sustituirlo por yogur, queso, pudin, helado y leche helada para cumplir este requisito diario tan elevado para la lactancia materna. Es importante que recuerde que el bebé absorberá el calcio aunque usted no esté tomando el suficiente.

Vitaminas (A, B, C, D y E)

Las vitaminas A, B, C, D y E son básicas para lograr una buena leche materna. Aunque ya debería obtener estas vitaminas en su dieta, le recomendamos que incremente su ingesta con suplementos mientras amamante.

Proteínas

Los aminoácidos que se encuentran en las proteínas son necesarios para la producción de leche. Se recomiendan cuatro porciones de proteínas al día. Como madre de un bebé lactante, debe incrementar la ingesta de líquidos hasta tres cuatros de galón al día. Es normal sentir más sed. El agua, la fruta y los zumos de verduras y sopas le ayudarán a lograr la cantidad recomendada.

Contacto con el Centro de Maternidad

Para programar una visita, reservar un lugar en las clases de preparto y crianza o para obtener más información sobre el Centro de Maternidad, llame al 561-798-9880.