Tratamientos avanzados de enfermedades del sistema circulatorio

Sistema circulatorio Instituto Vascular

Las enfermedades del sistema vascular, o circulatorio, son una causa común de discapacidad, pérdida de extremidades e incluso accidente cerebrovascular y muerte. El Instituto Vascular en Wellington Regional Medical Center ofrece opciones de diagnóstico y tratamiento de avanzada para muchas enfermedades vasculares, incluso un laboratorio vascular de vanguardia donde se pueden evaluar prácticamente todos los aspectos del sistema vascular.

Conozca a nuestro director médico

Juan Gomez, MD

El Dr. Gomez es el director médico del programa de radiología de intervencionismo neurovascular del Wellington Regional Medical Center y el director del Instituto Vascular. Es un radiólogo certificado por junta con especialización en radiología de intervencionismo neurovascular, radiología de diagnóstico neurológico y radiología vascular/intervencionista. El Dr. Gomez realiza tratamientos para accidentes cerebrovasculares agudos, embolización de aneurisma, implante de stent intracraneal y carótido, embolización de malformación arteriovenosa (MAV) y angiografía espinal con intervención. También tiene amplia experiencia en el tratamiento endovascular de enfermedades arteriales complejas de extremidades inferiores, insuficiencia venosa y aneurisma aórtico.

 

Nuestro equipo

Nuestro equipo multidisciplinario incluye especialistas certificados por junta con años de experiencia y capacitación constante en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades vasculares. Durante su consulta, pasaremos el tiempo necesario para entender sus preocupaciones e inquietudes. Si es necesario, se hacen pruebas de diagnóstico de avanzada que son interpretadas por médicos altamente capacitados, y se le indica un plan de tratamiento individualizado.

Tenemos médicos que realizan el amplio espectro de las intervenciones más actuales para el tratamiento de enfermedades vasculares, incluso las últimas terapias y procedimientos quirúrgicos. Afortunadamente, muchas enfermedades del sistema circulatorio pueden controlarse sin cirugía.

Afecciones que tratamos

Las enfermedades y los síntomas clínicos más comunes que evaluamos y tratamos incluyen:

  • Enfermedad arterial periférica: dolor de pierna al hacer ejercicio (claudicación), heridas en las piernas que no cicatrizan, dolor de piernas en reposo
  • Enfermedad aórtica: aneurismas aórticos
  • Enfermedad venosa: hinchazón de piernas, cambios en la piel y pigmentación de las piernas, úlceras crónicas que no cicatrizan o recurrentes (en particular a la altura del tobillo), venas varicosas y arañas vasculares
  • Enfermedad cerebrovascular: accidente cerebrovascular, aneurisma cerebral, estrechamiento/estenosis carotídea, malformaciones arteriovenosas

Para más información sobre el Instituto Vascular en Wellington Regional Medical Center, llame al 561-798-8543.

Enfermedad arterial periférica

La enfermedad arterial periférica (PAD) es el estrechamiento de los vasos sanguíneos fuera del corazón. La PAD normalmente se desarrolla como resultado del endurecimiento de las arterias, denominado aterosclerosis. Ocurre cuando el colesterol y el tejido conectivo se acumulan y forman una sustancia denominada placa, que estrecha y obstruye las arterias. Al estar tapadas, las arterias disminuyen el flujo de sangre a las piernas, lo que puede provocar dolor al caminar y eventualmente ocasionar una gangrena y la amputación.

Las personas que sufren de PAD corren un mayor riesgo de padecer enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. La PAD también es un indicador de diabetes, hipertensión y otras afecciones.

Factores de riesgo 

Los factores de riesgo generales de la PAD incluyen:

  • Fumar
  • Hipertensión
  • Aterosclerosis
  • Diabetes
  • Colesterol alto
  • Edad (mayor de 60)

Síntomas

Las personas con PAD pueden experimentar una variedad de síntomas, que incluyen:

  • Dolor en las piernas al caminar o hacer ejercicio que desaparece al descansar
  • Heridas en los pies o los dedos que no cicatrizan o lo hacen muy lentamente
  • Frío en la parte inferior de las piernas y pies
  • Crecimiento deficiente de las uñas de los dedos del pie o crecimiento de vello en las piernas
  • Disfunción eréctil, especialmente en hombres con diabetes

Detección y diagnóstico

Se pueden hacer diferentes pruebas de diagnóstico para detectar PAD, incluso:

  • Índice tobillo-brazo: es un examen indoloro que compara la presión sanguínea de los pies con la presión sanguínea de los brazos para determinar la calidad del flujo sanguíneo. Una diferencia anormal puede indicar una PAD.
  • Ultrasonido Doppler: este método no invasivo visualiza el flujo sanguíneo en una arteria para indicar las obstrucciones o estrechamientos.
  • Angiografía por tomografía computarizada (CTA): una CTA es una prueba no invasiva que puede mostrar las arterias del abdomen, la pelvis y las piernas. Puede ser útil para pacientes con marcapasos o stents.
  • Angiografía por resonancia magnética (ARM): esta prueba no invasiva obtiene información similar a la TC sin utilizar rayos X.
  • Angiografía: durante la angiografía, también denominada arteriografía, se inyecta un agente de contraste en las arterias para señalizar las posibles obstrucciones que pueda haber. Al mismo tiempo, se pueden realizar tratamientos mínimamente invasivos, incluso la apertura de las arterias ocluidas.

Tratamientos

El objetivo de tratar la PAD es restaurar el flujo sanguíneo en las piernas y los pies. Las opciones de tratamiento para cada individuo pueden variar y pueden incluir varios tipos diferentes de terapias.

  • Cambios en el estilo de vida: el tratamiento inicial de la PAD incluye cambios en el estilo de vida para reducir los factores de riesgo. Los cambios que puede implementar para controlar su afección incluyen:
    • Dejar de fumar. Pregúntele al médico sobre los programas para dejar de fumar que haya disponibles en su comunidad.
    • Llevar una dieta equilibrada, con alto contenido de fibra y poco colesterol, grasa y sodio. Limite las grasas al 30 por ciento de las calorías diarias totales. Las grasas saturadas deben limitarse a menos del siete por ciento de las calorías totales. Evite las grasas trans, incluso los productos hechos con aceites vegetales hidrogenados y parcialmente hidrogenados. Si tiene sobrepeso, al perder peso podrá disminuir el colesterol total e incrementar el colesterol HDL (bueno). Un nutricionista registrado puede ayudarle a implementar los cambios alimenticios adecuados.
    • Ejercicio. Comience un programa de ejercicios regular, como caminar. Caminar es muy importante y puede ayudar a tratar la PAD. Los pacientes que caminan regularmente pueden esperar una mejora marcada en la distancia que pueden caminar antes de comenzar a sentir dolor en las piernas.
    • Controlar otras afecciones, como la hipertensión, diabetes o colesterol alto.
    • Tener un buen cuidado de los pies y la piel para evitar infecciones y reducir el riesgo de complicaciones.
  • Medicamentos: los medicamentos pueden ser recomendados para tratar afecciones como hipertensión (medicamentos antihipertensivos) o colesterol alto (estatina).
  • Procedimiento intervencionista: las PAD más avanzadas pueden tratarse con procedimientos intervencionistas como la angioplastía (para ensanchar o desobstruir permanentemente los vasos sanguíneos bloqueados), o la arterectomía (para eliminar una obstrucción).